Seleccionar página

«No se puede cruzar el mar simplemente mirando el agua».
Rabindranath Tagore (1861-1941) Premio Nobel de Literatura

Tómale una buena mirada a esa cita. Quiero que escuches atentamente. Tengo algo muy importante para compartir contigo. Quizás la información más importante que alguna vez compartiré contigo.

Después de haber trabajado con cientos de entrenadores personales y otros clientes, me he dado cuenta de la diferencia entre los que más ganan en esta industria – en cualquier industria, para el caso. Todo se reduce a DOS cosas:

PRIMERO, los entrenadores personales que más ganan simplemente hacen que las cosas sucedan. Ellos toman acción. Un montón de acción. Tengo un nuevo cliente en las Carolinas, que estuvo en contacto conmigo, días después de recibir el sistema. Ella vio el increíble poder de la información que estaba compartiendo con ella. Se involucró de inmediato y comenzó a implementar los 101 Secretos del marketing.

No logro conseguir el éxito de inmediato. Pero cada vez que me comunico con ella, es optimista, positiva y orientada a los objetivos. He aquí porque podría muy pronto ser uno de mis miembros más exitosos:

Los que tienen las más altas ganancias no «miran al agua» esperando que algo suceda. No intentan UNA idea o sistema, ver cómo va, y después deciden probar con otro. Y no esperan que todo sea justo antes de saltar al agua.
¡LOS QUE MÁS GANAN SON GENTE ORIENTADA A LA ACCIÓN!

Los que tienen las más altas ganancias en el negocio del entrenamiento personal van por todo. Van más allá de sus miedos, abren el camino a través de su temor, y simplemente toman acciones constructivas.

Así que el primer punto que quiero compartir contigo es simplemente TOMAR ACCIÓN. Recuerda: «No puedes cruzar el mar con sólo mirar el agua.» Sé que esto suena muy simple, pero pocas personas realmente van a por todas.

Por una razón u otra, la mayoría de la gente tiene miedo de actuar. Algunos tienen realmente miedo de tener éxito, o creen que verdaderamente no se lo merecen. O si llegan a ser exitosos, no les quedará más nada de que quejarse en la vida. Sí, esto realmente sucede con la gente.

Pero la mayoría no van a por todas porque no quieren hacerle frente a un posible fracaso. Es una situación triste que se deriva de nuestra primera infancia y de la formación cultural. Y es MORTAL para tu éxito. Demasiado a menudo nos dicen que fracasar es malo… es humillante…no es el «Estilo Americano».

Y tristemente, aceptamos estas creencias a una edad temprana cuando somos vulnerables a los juicios. Pero quiero compartir algo contigo que espero que cambie tu vida. Y es esto
NUNCA vas a tener éxito sin tomar acción masiva. Sin embargo, es una certeza estadística de que la mayoría de tus acciones van a producir menos resultados de lo que deseas. La mayoría de tus acciones – la gran mayoría – será un completo fracaso. Y el único elemento que determinará tu éxito o fracaso en la vida es LA VOLUNTAD QUE TENGAS PARA SEGUIR TOMANDO ACCIÓN… APRENDER DE LOS FRACASOS Y SEGUIR INTENTÁNDOLO. Este es el elemento más simple del éxito en cualquier empeño.

Michael Jordan fue cortado del equipo de baloncesto de su escuela. Thomas Edison se encontró con más de 10.000 fallos antes de descubrir la bombilla. Abraham Lincoln fue considerado un fracaso comercial completo, un político fracasado, y condenado a una vida de mediocridad.

Una vez lo escuché puesto de esta manera

«Si quieres llegar a ser un gran éxito, aumenta tu tasa de fracaso».

Para de juzgarte a ti mismo cuando tus acciones no cumplen tus expectativas. Sepárate de las consecuencias de los malos resultados, y sigue adelante. Cuanta más acción tomes, estadísticamente hablando, más éxito lograras.

Ahora, la SEGUNDA cosa que he visto consistente entre los que más ganan en el negocio del entrenamiento personal es que ellos PRIORIZAN sus acciones en base a lo que les dará mayor pago de compensación por su tiempo y esfuerzo.
¡Los que tienen más ganancias hacen suceder las cosas buenas!

Piensa en ello. Te podrías pasar el día entero frenético de actividades que generan ingresos muy pocos o ningunos para ti, y al final del día decir: «¡menos mal, fue un día muy ocupado! Estoy haciendo muchas cosas.»

El problema es que ganaste poco o nada de dinero. Trabajaste de forma gratuita. Ahora, por otro lado podrías haber entrenado 2 clientes, coordinado la formación de otros 2 con tu socio, escribido una nota de prensa y finalizado un seminario.

¿Cuál es la diferencia? La diferencia radica en lo bien que discriminas tus actividades hacia lo que te hará la mayor cantidad de dinero por tu tiempo. ¿Estas ganando 10 $ por hora, 20$ por hora o 50 $ por hora?

Tu decides cuánto dinero haces durante el tiempo que trabajas… ¡por cómo priorizas tus acciones de cada día!

Ese es el segundo secreto de los que más ganan. Toman la acción correcta.

Así que mañana por la mañana tienes que sentarse en tu oficina, en casa o donde sea y hacer una lista de las cosas más productivos, más rentables que puedes hacer ese día. Pregúntate: «¿Qué voy a hacer hoy que pueda absolutamente maximizar la cantidad de dinero que voy a ganar por cada hora del día?» Tienes que priorizar tu día para hacer la mayor cantidad de dinero por cada minuto de trabajo.

Y te quiero dar una pista de lo que esas actividades deben ser: Tu máxima prioridad es trabajar cara a cara con los clientes o los prospectos – ya sea entrenando o cerrando tratos. Tu trabajo principal es decirle a la gente a nombre de quien hacer el pago y cuando presentarse a la sesión. Eso es realmente a lo que se reduce, ¿no es así?

Si no tienes clientes para entrenar o prospectos con cuales cerrar, tu segunda prioridad debería ser comercializar sistemas que automáticamente generen más clientes, más referencias, más repetición de negocios y más publicidad de boca en boca. Esto incluye la implementación no sólo de uno o dos, sino de múltiples sistemas de marketing de los 101 secretos del sistema.

Los más productivos directores ejecutivos pasan la mayor parte de su tiempo en actividades generadoras de negocios. Esto significa que se centran en el marketing, el cierre de grandes acuerdos, y se aseguran de que las ruedas del nuevo cliente, las referencias, la repetición de los negocios y la publicidad de boca en boca están girando.

¿Te queda todo claro? Eso espero. Porque lo que te acabo de decir es la clave esencial para tu éxito, y bien podría cambiar tu vida.