Seleccionar página

El marketing se define de diferentes maneras. Mi definición es la siguiente:
Todo lo que hacer para aumentar la productividad y la rentabilidad de un negocio.
Todo.

La forma de vestir. Tu puntualidad. El nombre de tu empresa. Cómo manejar las llamadas telefónicas. Su seguimiento y el seguimiento de prospectos y clientes. La forma de «empaquetar» los servicios. El posicionamiento. Los precios. Tu elección de papel con membrete …
Todo.

Es mucho más que la publicidad, promoción y publicidad.
Porque todo lo que hacemos afecta a la forma en que somos percibidos por el mercado. Y, finalmente,
todo lo que hacemos afecta a la productividad y la rentabilidad.

Pero esa definición está fuera del alcance de este artículo. Se necesitarían miles de páginas y horas y
horas de grabación de audio para sólo llegar la superficie de todas esas cosas. En cambio, yo sólo voy a decir que para obtener buenos resultados en Marketing tendrás que centrarte en cuatro aspectos específicos:

1. Mercado: Mensaje y Medios de Comunicación
2. Alianzas Estratégicas
3. Múltiples flujos de ingresos
4. Sistematización

Si logras conseguir dominar estos cuatro elementos – y sólo se requieren 60 días de esfuerzo para hacerlo – puedrás obtener buenos resultados en marketing : aumentará sistemáticamente la productividad y la rentabilidad.

Deberás renunciar a tus nociones preconcebidas acerca del Márketing (si es negativo) y centrarse en sólo lo siguiente:

Compartir auténtica pasión por lo que haces, dando testimonio de las personas a las que has ayudado, la difusión de tus ideas, y estar en contacto con tu círculo de influencia – el mercado. Es decir: clientes pasados ​​, presentes y futuros, amigos, familia, aliados estratégicos, las conexiones con los medios de comunicación , tus contactos sociales. Esta es realmente la esencia del marketing. Es algo normal, cosas comunes y corrientes, hecho con honestidad y el convenicimiento profundo de lo que haces de verdad tiene valor.

Al entender esto, el marketing adquiere un significado totalmente nuevo. Ya no estás tratando de contratar a más clientes, sino que estarás tratando de ayudar a las personas con lo que valoras y sabes hacer mejor. Con ese convencimiento tratarás de encontrar permanentemente nuevos beneficios para tus clientes, un profundo sentido de la autoestima y la capacidad de tomar el control de tu propio destino.