Seleccionar página

Este es probablemente el mensaje más importante que voy a compartir con ustedes este año.
No se trata de la estrategia de negocios o de alguna táctica de Marketing.

Se trata de ti y del cuidado de ti mismo.

Hablo frecuentemente con una gran cantidad de propietarios de negocios de fitness de diferentes lugares del mundo hispano, prácticamente cada semana, y en la mayoría de los casos sufren de determinados padecimientos.

Así es como llegan a consultar con nosotros, en primer lugar. No consultan porque están rebozantes de alegría, sino porque les aqueja algún tipo de sufrimiento.

Quieren lo mejor para sí mismos, su familia, su personal y sus clientes.

Quieren crecer, tener y ser más de lo que son hoy en día.

Pero en algún lugar a lo largo del viaje, las cosas se pusieron un poco borrosas, confusas, y han aparecido dificultades.

Y necesitan ayuda para optimizar sus esfuerzos.

Y ahí es donde entramos nosotros … para ayudar y apoyar en todo lo que se pueda y se nos necesite.

La mayoría de nuestras conversaciones giran en torno al negocio, los sistemas de enseñanza, herramientas y tecnología, y debates en torno a la estrategia, tácticas y operaciones.

Pero SIEMPRE hay trabajo que hacer en la base más importante de todo …

TU sistema de creencias, procesos de pensamiento y acciones.

Con el tiempo he sacado la conclusión de que TÜ eres la materia prima para todo lo que viene después…

Los grandes obstáculos comienzan con tus carencias, tus debilidades, dudas e indecisiones.

Uno de los problemas más frecuentes que nuestros clientes nos traen es la falta de rentabilidad en sus negocios.

Sus márgenes son escasos.

Y para cambiar esto, tenemos que mirar a ambos lados de la ecuación: los gastos, por una parte, y las tasas de aumento o posibilidades de ganar más (ganancias), por otra.

Lo que significa que nos tomamos el tiempo para revisar cómo los servicios se están “empaquetados” ​​y la lista de precios.

Y en casi todos los casos se descubre que LAS TARIFAS NO PERMITEN OBTENER LAS GANANCIAS ESPERADAS PARA EL ESFUERZO INVERTIDO.

Y cuando le pedimos al cliente, “¿por qué es así?”

Encontramos casi siempre las siguientes respuestas:

1. Quiero recompensar a los clientes que han estado conmigo desde hace mucho tiempo

2. Le dije a los clientes que nunca aumentaría sus cuotas.

3. Yo no quiero subir las cuotas en los clientes antiguos, porque no es así como me gustaría ser tratado como cliente.

Ahora, entiendo cómo la gente funciona en estos patrones de pensamiento.

Pero cuando escucho “entre las líneas” como coah, he oído otras razones por qué las personas no están cobrando cuotas más coherentes … y eliminando la posibilidad de aumentar el retorno de sus inversiones.

Estas son algunas de las cosas que “escucho” …

1. “Tengo miedo de subir mis tarifas. No quiero que mis clientes me dejen. Y no tengo suficiente confianza en mi capacidad de comercializar mi negocio y mis esfuerzos se centran fundamentalmente en buscar nuevos clientes, por si aquéllos abandonasen.” Así que terminan siendo esclavos de sus negocio< . Parecería que esperan que, a fuerza de mejorar el servicio, entonces tal vez de alguna manera las cosas van a cambiar por su cuenta y, finalmente, aumentarán los rendimientos de su negocio.

2. “No quiero que la gente piense que soy codicioso o una persona hambrienta de dinero. Y me temo que, al cobrar más por mis servicios van a pensar mal de mí. Y basan su autoestima en lo que sus clientes piensan de ellos,en tanto buenos profesionales.

Tarde o temprano nuestro emprendedor termina trabajando más que nadie, sacrificando su vida personal y de familia y matando la capacidad para cuidar de sí mismo; dejan de ser “proveedores” para aquellos que dependen de él, y de ser un buen marido / padre / amigo.

3. “Yo no creo en mi valor. Tengo algunos problemas de bloqueo sobre la cantidad de valor que estoy entregando y, por lo tanto, cobro muy por debajo del valor que estoy entregando con mis servicios”

4. “No creo ser digno de éxito. Creo que tengo que sufrir …porque estamos aquí para sufrir. Porque me siento mejor conmigo mismo cuando sólo me centro en el cuidado de los demás y paso por alto el cuidado de mí mismo” (esto se vincula y se mezcla con cada uno de los untos señalados: el n º 1, 2, 3).

Y podríamos seguir agregando más y más observaciones; todas dirigidas al concepto de uno mismo y el propio sistema de creencias. Pero todos ellos son variaciones sobre los mismos temas.
Creo que con los que he expuesto ya tenemos una idea de lo que quiero trannsmitir, verdad?.

En muchos casos, un montón de personas con las que trabajamos se mueven rápidamente a través de los ajustes necesarios y logran dar vuelta el panorama.

Les decimos: “Oye, esto no está funcionando. No estás haciendo ningún dinero y te estás esforzando muchísimo. Así que vamos a solucionar este problema. Y es en este punto donde comenzamos a ajustar algunos citerios de precios y de “empaquetamiento de los servicios”.

Y a pesar de que tener un poco de miedo, se procede a ejecutar el plan de cambios necesarios, y se consiguen mejoras casi de inmediato .

Aferrarse a las viejas creencias: Pero este no es siempre el caso.

Algunos clientes luchan con uñas y dientes para refugiarse de sus viejos patrones de pensamiento y sistemas de creencias. Son, por así decirlo, “casos difíciles”

¿Cómo puedo ayudar a tomar conciencia de lo que está pasando, y “reprogramarlos” para el éxito?

NOTA: Poco podemos hacer por alguien si éste no ve que algo de lo que le pasa se debe, en parte, a su responsabilidad. Tienen que hacerlo por sí mismos. Y es SU responsabilidad de hacer los cambios necesarios para su éxito, no el mío.

Así que vamos a hablar acerca de cómo hacer eso y empezar a abordar este trabajo interior, necesario para arreglar lo que te está “congelado”.

Creo que tenemos que empezar por llevar la conversación hacia sus orígenes. Debemos, por así decirlo, replantearnos un nuevo régimen de prioridades en nuestros valores

Así que vamos a empezar ahora …

Nuestras prioridades ordenadas jerárquicamente

Eres TÚ el fundamento de todo. Y, por lo tanto, debes ponerte en primer lugar y luego el resto de la gente de tu vida en el siguiente orden.

Creo que la comprensión de esta jerarquía, y aprender a mejorar la estructura y funcionamiento de tu vida es absolutamente crítico para tu salud, felicidad y éxito.

Debes darte este derecho y, obrar de esa manera, tiene un potencial verdaderamente ilimitado.

En la medida que tengas más conciencia de la importancia de cuidarte, respetarte y “escuchar” tus necesidades, las cosas se “odenarán” de manera casi automática y como por “arte de magia”

Piensa en esto y pregúntate si estás poniendo las cosas en el orden correcto.
Mi conjetura es que probablemente no.

Ahora … vamos a romper con esto y vamos a hablar de ello.

1. TÚ. La primera responsabilidad que tenemos en la vida es cuidar de nosotros mismos. Eres el fundamento de todo. Debes cuidarte a tí mismo así como respiras, comes, duermes y haces ejercicio. Dáte tiempo para el descanso y la relajación. Y haz lo que puedas para mantener bajos tus niveles de estrés

Y muchos dicen que ya saben que esto es cierto. Pero saber y el hacer son dos cosas muy diferentes.
Caemos en contradicciones con mucha facilidad.

También me gustaría hablar sobre el concepto de integridad.

Pero creo que la integridad va más allá de ser congruentes con nuestras palabras y acciones. Creo que significa ser coherente en la vida por sus valores.

Entonces, ¿cómo diablos se puede valorar la salud y el estado físico, cuando estás viviendo una vida que no es saludable?

Creo que a esto se le puede llamar falta de integridad.

Si este análisis te hace sentir incómodo, bien. Se supone que lo es.

Reconoce que puede ser incómodo aceptar este orden de cosas, pero yo simplemente señalo aspectos que veo con hasta frecuencia en tus colegas.

2.TU FAMILIA Y AMIGOS. Hay gente en tu vida que dependen de ti. Juegas muchos papeles en tu vida en tanto cónyuge, padre, amigo, etc.. Y no te olvides de tu rol de hijo / a, hermano / hermana, primo, etc Cada uno de ellos es importante.

Me acuerdo de Shakespeare El mundo entero es un escenario cuando pienso en esto.

“Todo el mundo es un escenario, y todos los hombres y las mujeres simplemente actores; Tienen sus entradas y sus salidas, y un hombre en su tiempo juega muchos roles,

3. TU EQUIPO. En el comienzo como empresario individual TÚ eres tu negocio. Debes hacerlo todo. Y si eres bueno, rápidamente te convertirás en un prisionero de tu propio éxito. Pero si alguna vez quieres tener una vida y la libertad correspondiente, tienes que construir y desarrollar un equipo. Necesariamente deberás apoyarte en un equipo de trabajo, al cual debes liderar.

Apoyalos, inverte en ellos. Porque no se puede llegar muy lejos sin ellos.

Hay límites reales a lo que puedes hacer. Pero con ellos se puede hacer más. Mucho, mucho más.

Asegúrate de volver a leer este pasaje varias veces hasta que realmente logres cuestionarte en profundidad.

4. TUS CLIENTES. Estás en el negocio de servir a los clientes. Ayudar a resolver sus problemas y alcanzar sus metas. Tu éxito se deberá a lo que has podido hacer por tus clientes.

Conclusión

Tenemos muchos puntos de discusión en este artículo.

Y muchos “pensamientos profundos” para reflexionar en esta dirección.

He pasado muchos meses y años en “mi propio aprendizaje “.

Y estoy seguro que me falta mucho por hacer. Pero la conclusión más compleja a la que he llegado es que si quieres tener, primero debes ser. TÚ eres la base de tu propio sistema y debes invertir en tí.

Continuaré realizando diferentes entregas referentes a estos temas de “Coaching” y te aliento a que hagas tus comentarios más abajo,
Desde ya muchas gracias poor tu atención e interés.

Por tus éxitos,
Rodolfo

Subscribe To Our Newsletter

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.

You have Successfully Subscribed!